Quiénes Somos

Midiendo los Éxitos

Más de 13,000 niños guatemaltecos rurales están aprendiendo a leer gracias a los esfuerzos de los maestros y bibliotecarios capacitados por Child Aid. Nuestro objetivo es asegurarnos de que estamos utilizando los medios más eficaces para aumentar las oportunidades educativas para los niños. Dedicamos recursos y atención a la medición y evaluación de nuestro trabajo.

Nuestras Metas

Nuestro programa está dirigido a brindar oportunidades a las comunidades centroamericanas que tienen pocos recursos educativos para los niños. Para mejorar las habilidades de lectoescritura e inspirar la lectura entre los niños pobres, los cinco objetivos clave de Lectura para la Vida son:

  1. Garantizar que los niños tengan acceso a libros relevantes y adecuados a la edad en las escuelas y en el hogar.
  2. Mejorar los métodos de enseñanza de los educadores con el fin de aumentar las habilidades de lectoescritura de los niños.
  3. Establecer, mejorar y apoyar las bibliotecas rurales para que puedan servir como centros de promoción de la lectura y la educación.
  4. Ayudar a los nuevos lectores a desarrollar habilidades de pensamiento crítico, que a su vez apoyan el avance educativo.
  5. Establecer el hábito y el gusto por la lectura entre los niños.

Monitoreo

Miembros del personal de Child Aid, especializados en lectoescritura, proporcionan informes de campo que contribuyen a nuestro proceso de evaluación. De forma regular, documentamos la participación y el progreso de los beneficiarios del programa, incluyendo maestros, bibliotecarios y niños. Hacemos un seguimiento de la frecuencia y el grado de uso por los maestros de los métodos del programa Lectura para la Vida en sus aulas; la participación de niños en actividades de lectura en clases; el uso de libros de Child Aid en las escuelas y bibliotecas; las actividades de involucramiento realizadas por los bibliotecarios para promover la lectura en su pueblos; y basadas en la observación y evaluación de clases, las mejoras cualitativas en la enseñanza de habilidades. Hacemos un seguimiento de la asistencia a bibliotecas y las tasas de circulación de libros y las tasas de matriculación de los niños en programas de lectura realizados después de la jornada escolar y durante las vacaciones. Los resultados de este seguimiento y la evaluación se incluyen en los informes oportunos y actualizaciones proporcionadas a los defensores y patrocinadores financieros de Child Aid.

Evaluación

Actualmente Child Aid está instituyendo un amplio proceso de mejoras en la calidad de las evaluaciones y el seguimiento continuo de nuestro monitoreo.

Siguiendo las prácticas aceptadas en la evaluación de programas, comenzamos con una evaluación formativa. Esto se refiere a un método para juzgar el valor de un programa mientras que se está desarrollando: ¿Qué tan bien encajan los materiales escritos y los métodos de un programa con las mejores prácticas para alcanzar los fines deseados del programa? En nuestro caso, esto significa aumentar la lectoescritura a través de más eficacia en instrucción escolar y utilización de bibliotecas.

Comenzamos la evaluación formativa haciendo que el personal del programa identifique las barreras a la lectoescritura a las cuales el programa Lectura para la Vida fue diseñado para abordar y superar. Luego hicimos una búsqueda bibliográfica estructurada para evaluar las mejores prácticas en el campo de la educación (especialmente en un contexto de países en desarrollo) para superar esas barreras. Luego comparamos el plan de estudios del programa Lectura para la Vida a esas mejores prácticas.

Los resultados de esta fase respaldaron firmemente la estructura y el contenido del trabajo de Lectura para la Vida. Después, queríamos saber cuán bien estábamos implementando el programa de Lectura para la Vida en el campo. Para este trabajo, contratamos a Kristin Rosekrans, una evaluadora muy respetada quien había trabajado tanto en América Latina como en África en el diseño y la evaluación de los programas de lectoescritura, en asociación con USAID y otros grupos bien establecidos.

La Sra. Rosekrans entrevistó a nuestro personal, los profesores, los bibliotecarios, los directores de escuelas y los superintendentes de distrito, tanto por su cuenta y con John van Keppel, el Director del Programa en Guatemala. Su evaluación final fue positiva. También incluyó recomendaciones sobre cómo mejorar la implementación, todas las cuales ya se han aplicado. A lo largo del camino, también hemos recibido un respaldo independiente de Deborah Greebon, Especialista en Educación Internacional, Becaria Fulbright Guatemala, y con una Maestría en Política Internacional de la Educación de Harvard University.

Lo que Otros Han Dicho

Estamos orgullosos de haber recibido el aval de los principales expertos en el campo de la educación internacional. Lea lo que dos de ellos han dicho acerca del programa Lectura para la Vida:

Kristin Rosekrans
Consultora Internacional de la Educación

Deborah Greebon
Especialista en Educación Internacional
Becaria Fulbright Guatemala
Maestría en Política Internacional de la Educación, Harvard University