Quiénes Somos

Principios Rectores y Misión

Creemos que la educación es la solución más eficaz, a largo plazo, a la pobreza. Día tras día trabajamos para mejorar la vida de los niños, ayudándoles a aprender a leer, tener éxito en la escuela y desarrollar las habilidades de lectoescritura que necesitan para mejorar sus vidas. Para hacerlo de la manera más eficaz, nos basamos en los siguientes principios:

  • La habilidad de leer da igualmente poder a nivel personal como esencial para la capacidad del niño de imaginar, perseguir y hacer realidad una vida mejor.
  • Personas locales saben la manera más efectiva y culturalmente apropiada para lograr el cambio. Contratamos y capacitamos a casi todo nuestro personal que pertenezcan a las regiones en las que trabajamos o de sus alrededores. Su conocimiento informa y da forma a nuestro programa, que adaptamos a cada comunidad.
  • La cultura maya debe ser valorada. La mayoría de las personas con las que trabajamos son mayas. Por lo tanto, nos esforzamos por crear programas que respeten los idiomas mayas y las culturas locales. La mayoría de nuestros empleados guatemaltecos son mayas y hablan al menos un idioma maya, incluyendo K’iché, Kaqchikel y Tz’utujil.
  • El compromiso a largo plazo es esencial. Cuando nos asociamos con una comunidad, nos comprometemos a un mínimo de cuatro años de capacitación para los maestros. Además, proporcionamos recursos continuos, asesoría, capacitación y materiales cuando la comunidad pide nuestra ayuda y sigue avanzando hacia una mejor alfabetización de los niños.
  • La capacitación es la forma más eficaz para lograr cambios duraderos. Nuestro programa invierte en los maestros rurales mediante el desarrollo de habilidades que utilizarán para el resto de su vida – habilidades que harán mejores generaciones de lectores.
  • La flexibilidad es clave. Reconocemos que no tenemos todas las respuestas. Al escuchar con atención a las personas que participan en nuestro programa, estamos continuamente adaptando, innovando y mejorando el programa Lectura para la Vida para que sirva a las personas involucradas en la manera más eficaz. La flexibilidad es crucial para el éxito en las regiones en las que trabajamos.
  • La integridad organizacional es vital. Operamos una organización ágil, eficiente y racionalizada. Consistentemente dedicamos casi todos nuestros ingresos a los programas.

Lo que hacemos y cómo lo hacemos

Nuestra misión es el desarrollo a través de la lectoescritura. Nos centramos en las aldeas rurales, donde el analfabetismo afecta desproporcionadamente a la gente indígena. Logramos esta misión a través de un programa integrado de cuatro años que proporciona capacitación de maestros y bibliotecarios y la distribución de miles de libros en idioma español a las escuelas y bibliotecas.

Utilizando las mejores prácticas de eficacia aprobada en los países en desarrollo, tenemos evaluaciones de terceros que confirman la fidelidad a nuestro diseño del programa.

Mientras estos programas se extienden y se hacen más asociaciones en los niveles administrativos en el Ministerio de Educación de Guatemala, buscamos impactar el cambio sistémico en los métodos y las expectativas de formación de los maestros a través de la efectiva defensa de nuestros estudiantes, los padres, los maestros, los directores de escuelas, los administradores escolares y los líderes cívicos guatemaltecos.

Cada año de educación que un niño complete representa un aumento estimado del 13 por ciento en su futuro ingreso anual. La educación mejora la salud materna, infantil y de familia. Frena la propagación del VIH/SIDA, disminuye el crimen violento y mejora la salud económica general de las comunidades. No sabemos de ningún otro método para aliviar la pobreza que tenga un impacto tan amplio y duradero.

Nuestro compromiso con los donantes

Nuestra visión humanitaria consiste en enriquecer las vidas de los donantes y amigos ayudándolos a establecer relaciones significativas con este trabajo y la gente que tanto ha arriesgado para ayudar a muchos.

Declaración de los Derechos del Donante:

I. Ser informado de la misión de la organización, sobre a qué se destinarán los recursos donados y su capacidad para hacer uso de las donaciones de forma efectiva para los fines previstos.

II. Ser informado de la identidad de aquellos que conforman la junta directiva de la organización y confiar en que dicha junta cumpla con prudencia sus responsabilidades administrativas.

III. Tener acceso a los informes financieros más recientes de la organización.

IV. Tener la seguridad de que sus donativos se usarán para los fines para los que fueron donados.

V. Recibir debidamente agradecimiento y reconocimiento.

VI. Tener la garantía de que la información concerniente a su donación se manejará de forma adecuada y confidencialmente, conforme a lo dispuesto por la ley.

VII. Confiar en que todas las relaciones con las personas que representan Child Aid sean de carácter profesional.

VIII. Ser informado acerca de si las personas que solicitan las donaciones son voluntarios, empleados de la organización o procuradores contratados.

IX. Tener la opción de que sus nombres se excluyan de las listas de correo.

X. Tener la libertad de plantear preguntas cuando hagan una donación y recibir respuestas inmediatas, claras y directas.

Quiénes Somos

In Pictures

Our Principles in Action